Con este frío, que mejor forma de calentar el cuerpo que con una infusión bien calentita. Y si además, nos nutre, ¡mejor que mejor!

Gracias a su combinación de ingredientes, esta infusión es un cóctel medicinal para nuestro cuerpo y en especial el sistema inmune:
– El té tiene propiedades antioxidantes, antinflamatorias, neuro y cardioprotectoras, astringentes, digestivas, diuréticas y, por supuesto, estimulantes debido a la teína. Por su parte, el rooibos y otras infusiones sin teína tienen propiedades calmantes.
– El jengibre es conocido por sus propiedades antiinflamatorias y digestivas, además de reducir las náuseas. También es un gran aliado contra las infecciones virales.
– La cúrcuma destaca por sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. De hecho, es un sustituto natural del «ibuprofeno» (aunque menos potente), sin todos sus efectos adversos. Por ejemplo, está demostrado que mejora el dolor menstrual. Es importante combinarlo con pimienta negra y grasa (como el aceite de coco) para potenciar su absorción.
– El aceite de coco ecológico está formado por ácidos grasos de cadena media, entre el que destacada el ácido láurico. Aun siendo una grasa saturada, este aceite se considera saludable porque se metaboliza directamente en forma de energía (no se acumula en michelines odiosos), reduce el colesterol total aumentando el colesterol bueno (HDL), mejora la digestión y regula el apetito. Por si fuera poco, además tiene propiedades antivirales, antibacterianas, antifungicidas y antiparasitarias.
– La canela ceylan tiene muchísimas propiedades, os las explico en este post.

INGREDIENTES (1 taza):
  • 2 g de té o infusión*
  • 1 cc de canela ceylan
  • 1 cc de cúrcuma
  • 1 cc de jengibre
  • 1/2 cc de pimienta negra
  • 1 cp de aceite de coco de primera prensión en frío ecológico
  • 1 chorrito de bebida vegetal (coco, avena…o la que queráis)

*Mejor que sea ecológica y a granel, ya que las bolsitas de té acostumbran a llevar muchos tóxicos.

PREPARACIÓN (5 min):
  1. Hervimos 400 ml de agua mineral (por que sí, una buena taza de té debe tener como mínimo 400 ml)
  2. Añadimos una cucharadita de la infusión o té escogido y dejamos reposar unos minutos según las instrucciones del paquete*.
  3. Colamos las hierbas de la infusión.
  4. Añadimos el resto de los ingredientes y mezclamos con una cuchara.

*En general, el té con teína (negro, verde, blanco y rojo) necesita un reposo de 2-4 minutos, mientras que las infusiones sin teína requieren alrededor de 5-10 min.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba